No temas, Lo Nunca Visto

Por Gertrude Barrows Bennett Estaba cenando con mi interesante amigo, Mark Jenkins, en un pequeño restaurante italiano cerca de la South Street. Fue un encuentro fortuito. Generalmente, Jenkis está muy ocupado para comprometerse a cenar con alguien. Mientras ingeríamos nuestra excesivamente condimentada comida y un vino tinto, agrio y aguado, me habló de los pequeñosSigue leyendo “No temas, Lo Nunca Visto”

Una boda extraordinaria

Por Edward Page MitchellPublicada originalmente en el periódico The Sun en 1878 El profesor Daniel Dean Moody de Edimburgo, un caballero conocido tanto por su labor como psicólogo, como por ser un honesto y perspicaz investigador de los fenómenos a veces llamados espirituales, visitó este país no hace muchos meses atrás y fue recibido enSigue leyendo “Una boda extraordinaria”

El funeral del diablo

Por Edward Page MitchellPublicada originalmente en el periódico The Sun en 1879 Sentí que manos invisibles me levantaron de mi cama y suavemente me trasportaron a una avenida del Tiempo cada vez más estrecha. Cada momento que pasaba era un siglo, nuevos imperios aparecían frente a mí, nuevos pueblos, ideas extrañas, destinos desconocidos. Finalmente, aparecíSigue leyendo “El funeral del diablo”

Detrás de la cortina

Por Gertrude Barrows Bennett Ya eran mas de las nueve en punto cuando sonó la campana, y bajé hasta el recibidor, pobremente iluminado, abrí la puerta del frente, en principio con la cadena puesta hasta cerciorarme de la identidad de mi visitante. Al ver, como esperaba, el rostro de nuestro amigo, Ralph Quentin, retire la cadena y entró, acompañado por unSigue leyendo “Detrás de la cortina”

La cueva de los Balbuceadores

Por Edward Page MitchellPublicada originalmente en el periódico The Sun, en 1877. Una tarde de octubre, mientras me abría paso a través del bosque,  camino a pescar las mejores truchas Brooks de las que abundan en las proximidades de Canaán, Vermont, casi me rompo la pierna al tropezar con un profundo agujero en el suelo. Lo primeroSigue leyendo “La cueva de los Balbuceadores”